sexta-feira, 21 de setembro de 2012

Imigrantes en Chile


Según datos del Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del Interior, hasta diciembre de 2011, el número de extranjeros legales en el país era de 369.436, aunque desde los consulados aseguran que las cifras son mucho mayores. En las siguientes páginas, cinco de las colonias extranjeras más grandes del Chile actual y sus razones para una
 nueva vida.  

 La educación primeroBolivia
Andrés y Joaquín Rolon (28) son mellizos y se siguen a todas partes. Cuando su hermano mayor decidió dejar Cochabamba, y Andrés quiso intentar lo mismo, Joaquín lo siguió. Así llegaron a Chile en 2004, con ganas de estudiar. Andrés entró a Ingeniería en Medio Ambiente, y Joaquín, a Biotecnología, ambas inexistentes en Bolivia.
Según el Departamento de Extranjería y Migración, 25.143 bolivianos viven en Chile legalmente, de los cuales el 70% reside en el Norte Grande, sobre todo en la Segunda Región, donde alcanzan el 34,5% de la población, sólo un punto por debajo de los peruanos. Según las mismas cifras, el 13,1% de quienes arriban al país son menores de 15 años que vienen en compañía de sus padres. 

Ocho años pasaron desde su llegada a Chile, y los Rolon ven cómo sus proyecciones se concretaron. Andrés, hoy ingeniero en Medio Ambiente, trabaja en una consultora de cambio climático, mientras que Joaquín -ingeniero Biotecnólogo- lo hace para un laboratorio privado. "Seguimos pensando que Chile es un país con menos problemas políticos y económicos que el nuestro. Y a pesar de que es tan distinto en cosas como la comida y la cultura, ha sabido entregarnos lo que buscábamos: poder desarrollarnos profesionalmente y vivir tranquilos". Perú: primeros por excelencia
Corría el año 2006, en Lima. A sus 23 años, a Julio Iván Dávila (29) su trabajo como profesor de danzas peruanas no le había abierto las puertas que esperaba. Ese mismo año llegó a Chile y pasó de trabajar como vendedor de cebollas en Lo Valledor, a ser garzón en un restaurante en Avenida Bilbao. 
Iván se convirtió en uno de los más de 146 mil peruanos que residen en Chile, la colonia extranjera más grande del país, representando el 37,5% de la población extranjera residente. Según el Cónsul General del Perú José Boza, "el 78% de los peruanos que viven en Chile residen en la Región Metropolitana. Sin embargo, sólo 60 mil de ellos se encuentran debidamente registrados en el Consulado".
Se sabe que son más mujeres que hombres (53% y 47%) y que la mayoría de ellos, como Iván, trabaja en el sector comercial o son trabajadores dependientes. Hoy, cuando Iván camina por el Parque Bustamante, piensa en su madre que está en Perú y se da ánimo.
La nueva ola Colombia. Hacía casi un año que William Monroy (24) había dejado sus estudios de periodismo en la Universidad de Cali. "Se estaba poniendo duro, todo muy caro. Tuve que dejar de estudiar y ponerme a trabajar", cuenta. El día que perdió su último trabajo, se convenció de que tenía que dejar Colombia.  

En 2002 había 4.095 colombianos legales en Chile, y para finales del 2011, más de 16 mil, el 3,9% del total de la población extranjera. Colombia Ramírez, asistente en el Consulado colombiano, advierte que las cifras oficiales son bajas, y que la presencia colombiana es mayor. "Hay entre 8 mil y 9 mil colombianos sólo en Antofagasta. Estimamos que hay más de 25 mil en total en el país", afirma. 

A pocos días de su llegada a Chile, William consiguió trabajo en el área de distribución de perfumes Carolina Herrera, en la comuna de Quilicura. Buscando otra vidaArgentinaAmbos tenían un buen trabajo -él en YPF y ella en la Agencia Alico-, pero la situación era insostenible. A fines de 2001, Florencia Díaz y su novio Fernando Paz decidieron que la mejor opción estaba al otro lado de la cordillera. Hoy están casados y "con cinco hijos chilenos", cuenta Florencia.

Los argentinos representan el 16,5% de la población extranjera en Chile, y los índices más altos de profesionales y técnicos. Actualmente, Fernando trabaja para Enex, en el área de mantención, y ella en la marca argentina VZ, en la gerencia de operaciones y marketing. A diez años de su llegada a Chile, Florencia reconoce que toda su vida está aquí. La fuga en medio de la crisis de España Jorge Hernández (28) llegó a Chile en enero de 2011. Programador informático, tenía un trabajo en España que le alcanzaba para lo justo. Es uno de los tantos españoles que integraron la llamada "fuga de cerebros", que obligó a más de 14 mil profesionales a dejar España en 2011 y que mantiene a 40.492 españoles viviendo en Chile, el 3,1% de la población extranjera, y la cifra más alta en la historia.

"Muchos vienen del sector de la arquitectura y otras profesiones bien pagadas, pero que no logran encontrar trabajo", comenta Víctor Fagilde, Cónsul general de España en Chile. 

Dos meses después de llegar, Jorge encontró trabajo en una empresa.
Vive en Quinta Normal.


PEDRO BAHAMONDES CHAUD.

Nenhum comentário:

Postar um comentário

Postar um comentário